Se cumplen 207 años del Histórico Combate de San Lorenzo

Un día como hoy, pero de 1813, en lo que hoy es conocido como la histórica ciudad de San Lorenzo, tuvo lugar una importantísima batalla por la independencia Argentina. 

Fuerzas patriotas, comandadas por el General José de San Martín, siguieron, de manera paralela, el camnino de los realistas españoles que salían desde Montevideo, Uruguay, capital provisional del Virreinato del Río de la Plata por aquellos años, en busca de abastecimiento. Acorde al historiador Felipe Pigna, “las fuerzas españolas de Montevideo se autoproclamaban como las continuadoras del virreinato del Río de la Plata y llevaban adelante una férrea resistencia contra el gobierno de Buenos Aires, al que obviamente se negaban a reconocer, y constituían un verdadero peligro para la continuidad de la Revolución.

Los hombres liderados por San Martín, que viajaban a caballo, se adelantaron a las fuerzas realistas que navegaban por las aguas del Paraná sin imaginar que un grupo de 125 hombres, denominados como el Regimiento de Granaderos a Caballo los vigilaba de cerca. 

Un día antes del famoso enfrentamiento, San Martín junto a los Granaderos, se detuvieron a 21 kilómetros de San Lorenzo, actual ciudad de Capitán Bermúdez, con el fin de cambiar los caballos cansados por unos más frescos, proporcionados por el comandante militar de Rosario, Celedonio Escalada.

Al día siguiente, continuaron su recorrido hasta el Convento San Carlos Borromeo (San Lorenzo). Una vez allí San Martín negoció, con el superior de los frailes franciscanos del convento, fray Pedro García, con el fin de ocultar a sus granaderos allí, de modo que la escuadrilla realista no pudiera divisarlos. 

Ese mismo día 250 españoles, desembarcaron en las costas de San Lorenzo con el fin de dirigirse al Convento a saquear los principales bienes que allí había. Sin embargo, el Regimiento de Granaderos a Caballo observaba sigilosamente la llegada de éstos.

Mientras los realistas pretendían avanzar hacía el Convento, fueron emboscados por cientos de granaderos en sus caballos con sable en mano con una táctica militar envolvente, liderada por San Martín, Justo Germán Bermúdez y Manuel Díaz Vélez.

Al principio del enfrentamiento, las primeras filas de Granaderos que llegaron al campo de batalla fue la columna de la izquierda, dirigida por San Martín. Los realistas lograron ejercer resistencia a los primeros ataques, al punto de herir con una bala al caballo de San Martín. El General quedó inmovilizado al caer sobre una de sus piernas, momento en el cual un enemigo iba a clavarle la bayoneta, cuando apareció el soldado puntano Juan Bautista Baigorria quien en ese preciso instante se interpuso, mató al soldado realista y comenzó una defensa heroica de San Martín. Mientras, el soldado correntino Juan Bautista Cabral ayudó a San Martín a liberarse de la opresión del lomo del caballo sobre su pierna, salvándole la vida.

La llegada del grupo de Bermúdez, desde la derecha, impidió que los realistas se reorganizaran en cuadro obligando a éstos a huir apresuradamente. El combate duró, en total, alrededor de 15 minutos. 

En dos divisiones de a 60 hombres cada una, los ataqué por derecha e izquierda; hicieron no obstante una esforzada resistencia, sostenida por los fuegos de los buques, pero no capaz de contener el intrépido arrojo con que los granaderos cargaron sobre ellos sable en mano; al punto se replegaron en fuga a la bajada, dejando en el campo de batalla 40 muertos, 14 prisioneros, de ellos 12 heridos, sin incluir los que se desplomaron y llevaron consigo, que por los regueros de sangre que se ven en las barrancas considero mayor número”, reza parte del histórico relato escrito por San Martín en el parte dirigido al Triunvirato.