Día del Niño en la Escuela Juan Bautista Cabral

Traferri, Doria, directivos y padres pertenecientes a la Cooperadora regalaron a la Institución metegoles, sapos, cartas para que los alumnos puedan disfrutar de manera recreativa sus tiempos libres. 

Los alumnos de la Escuela Juan Bautista Cabral (Número 220) de Ricardone, recibieron la visita del Senador Departamental, Armando Traferri y, del Presidente Comunal, Juan Carlos Doria. La presencia de los dirigentes en el lugar fue con motivo de hacer una sorpresa por el “Día del Niño” a los estudiantes del establecimiento.

El pasado domingo 18 de agosto, se celebró, como todo los años (tercer domingo de agosto) el Día del Niño, en toda la República Argentina. Directivos y padres miembro Cooperadora de la escuela primaria de Ricardone, decidieron tener un bello gesto con los chicos que concurren allí, para eso se pusieron en contacto con Traferri y Doria. 

Con motivo de que los chicos puedan disfrutar de un mayor desarrollo creativo durante sus “horas libres”, las partes concordaron en hacer “un regalo a los chicos”. Durante la mañana del jueves 22, a la hora de formar para ingresar al salón y tener otro día de clases, los chicos se encontraron con la presencia de personas ajenas a la Institución. Cámaras, micrófonos, trípodes, trajes. Todo eso fue lo primero en llamar la atención, lo segundo fueron los grandes paquetes tapados que había en un costado de la sala. 

Minutos después, Griselda Pérez, directora del establecimiento, pidió a los alumnos que se sentarán un breve momento en el piso. Los chicos, acallaron sus inquietudes respecto a los ajenos a la escuela y se sentaron en fila india. Pérez, comenzó explicando a los alumnos quiénes eran y qué funciones cumplen en la sociedad Traferri y Doria. Tras eso, el Senador y el Pte.Comunal, junto a los padres presentes, pertenecientes a la Cooperadora, develaron la tan esperada sorpresa. 

Las partes presentes se ubicaron al frente del acto y destaparon unos grandes paquetes que estaban cubiertos. La ansiedad que los chicos llevaban encima desapareció y se develó la sorpresa. Ante los ojos atónitos de los más chicos, los más grandes mostraron el regalo: tres metegoles, tres sapos (Pukllay Sapu), barajas de cartas de Uno, tejos y pinos de bowling de plástico. La emoción de los chicos ante sus regalos fue tal que varios, decidieron pararse para poder apreciar más de cerca los nuevos juegos.