Mediador Escolar: Traferri insiste con pensar en la comunidad escolar

La temática educación permanece vigente para el Senador sanlorencino y, en el recinto provincial, se presentó una nueva alternativa para combatir al bullying.

Traferri, planteó la inclusión de la figura del “Mediador Escolar”. Pensado para los alumnos de nivel Secundario, el “Mediador” actuaría como puente entre los mismos alumnos y el personal docentes de la Institución. Según lo estipula el escrito ingreado, “el estudiante que actúe de mediador es un tercero imparcial, alumno del último año, que deberá involucrarse para intermediar en una disputa entre estudiantes, fomentar la negociación, la comprensión del problema y la búsqueda de soluciones, además de actuar como puente entre los alumnos y el docente”.

A partir de ésta nueva figura, también se crearía “un Equipo Interdisciplinario de Profesionales (psicólogos, psicopedagogos, fonoaudiólogos y trabajadores sociales, entre otros) para que en conjunto traten en las diferentes escuelas los diversos problemas que enfrenta la sociedad de hoy y se ve reflejada en los establecimientos educativos, a saber: adicciones, violencia, racismo, xenofobia, violencia de género, bullying, convivencia escolar, perdida de valores, o cualquier otra problemática de interés entre los estudiantes”.

“En la hora actual, tanto la globalización, el impacto de los medios de comunicación, las asimetrías económicas, el individualismo creciente, las presiones de la sociedad de consumo y los procesos de transformación cultural son algunos de los factores que determinan un contexto socio educativo complejo, que como tal merece especial atención de parte del Estado a fin de contribuir a la armonía del sistema”, argumentó el Senador del Departamento.

Luego, se lamentó por la sociedad moderna que exhibe un contexto de violencia y conflictividad que “debe ser abordado por el Estado, en todos sus niveles, de manera sistemática”.

Por último, Traferri remarcó que estos tipos de hechos se incrementan a diario en las Instituciones Educativas y enfatizó en la importancia que el Estado debe ofrecer recursos para combatir estos tipos de actos: “En dicho marco, la comunidad educativa no constituye la excepción a la regla. Muy por el contrario, observamos a diario que en su seno se reiteran hechos lamentables que no hacen más que retroalimentar la problemática descripta, sin propender a la búsqueda de soluciones como si nada hubiera por hacer al respecto. En primer término, el Estado debe reconocer las problemáticas sociales, ahondar en las causas profundas de la realidad, y posteriormente trazarse objetivos posibles a fin de revertir el creciente marco de virulencia. En tal propósito, la creación de un equipo interdisciplinario resulta fundamental”.